La tecnología reina en la moda

El empleo de sistemas inteligentes para almacenar datos de las compras, la instalación de tecnología en las tiendas, el sector textil está en pleno proceso de cambio. El negocio de la moda ha comenzado su cambio. Cada vez que un artículo pasa por caja  se registra el tiempo que se ha tardado en vender, la talla que se ha llevado, el color y, e incluso, su precio.

Lo cierto es que esta información es importante para cualquier compañía de moda. Si una tienda pone a la venta una blusa larga y al analizar la información que ha recopilado se da cuenta de que se ha vendido bien en primavera pero en verano no ha tenido ningún éxito, al año siguiente cambiará su estrategia y evitará poner a la venta sus blusas largas en esa época.

Recopilar  datos es una parte fundamental en la estrategia de las compañías de moda

La recolección de datos se ha convertido en una parte fundamental de la estrategia de las compañías de moda, que consiguen saber los gustos de sus clientes en base a sus compras. Mediante Internet conseguir esta información es más sencillo ya que a través  de las compras de moda por internet se hacen a través de algún dispositivo conectado, pero el reto está en conseguirlo en las tiendas físicas.

Para ello, las empresas de moda han desarrollado en los últimos años una tecnología que permite identificar individualmente las prendas desde las plataformas logísticas hasta su venta. En concreto, el sistema de etiquetado RFID (radiofrecuencia) se ha empezado a desarrollar en España en cadenas como Inditex o Mango del cual se encuentra a cargo Jonathan Andic, que lo emplea en casi todas sus prendas.

La tecnología RFID que emplean estas tiendas, permite conocer toda la trayectoria que realiza una prenda. Los artículos se etiquetan con este sistema de radiofrecuencia para mejorar el proceso logístico  cuándo sale cada producto del almacén, cuando llega a la tienda y cuándo se vende, y para mejorar la experiencia de compra. “Cuando un cliente busca una prenda concreta, el personal puede consultar la disponibilidad de ese producto en tiempo real en ése u otro establecimiento cercano o en la tienda online, lo que facilita el proceso de compra. El proceso de pago en caja de los artículos también se beneficia de esta tecnología, ya que el sistema RFID está integrado con el terminal, pero una vez que se compra, los datos almacenados en la etiqueta de la prenda se borran para proteger la privacidad de los consumidores.

Otra de las tecnologías en las que estas empresas textiles están optando  es el probador inteligente. Estos gigantes textiles han instalado algunas pantallas tipo tableta en los probadores de tiendas concretas.

Esta tecnología ya está más avanzada y tiene sello español. JogoTech, empresa con sede en Madrid, ha desarrollado el primer espejo inteligente para probadores de Europa. El dispositivo permite pedir otra talla, otro color o incluso una recomendación, además de estar programado para finalizar la compra sin tener que salir del probador. “Esta tecnología, además de facilitar la adquisición de un artículo al cliente, es una gran ventaja para las tiendas, que gracias a toda la interacción entre el cliente y el espejo, podrá recopilar datos y saber cuáles son las prendas que la gente se prueba pero luego no se lleva, los colores que más gustan o si en determinado artículo se piden cambios de talla.

La tecnología invade las tiendas de moda para un mejor servicio a los usuarios ¿Qué te pareció nuestro artículo? Comparte Tu opinión con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *